martes, 30 de noviembre de 2010

Presente: Drama en la Rama que Talla el Taller...

... y las rimas [y sus aproximaciones] no son para mi, prefiero dejárselos a las ranitas y a los pájaros que siempre han sabido entonar y hacerme reir con sus construcciones sonoras. 
Pero no es sobre rimas el motivo de este post.
Desde hace un tiempo atrás, debido a las actividades de los miércoles, que la energia de la creatividad [y otras menos agradables] se estaban congregando en torno de mi figura, una energia vibrante que se arremolinaba a medida que el día señalado se acercaba. 
Las tareas previas, el tejido de las emociones en cada frase, en cada escena visualizada, conllevó a un tiempo de reflexion y de acción al que me entregué con placer y alegría. 
Pero debo ser sincero... cuando llegó el momento, el climax energético me catapultó tan alto que, al principio, me quedé sin palabras, se me congelaron las orejas mientras entrecerraba los ojos y volaba disparado hacia arriba!
Ah... pero los principios!!! Los principios!! Nunca fui bueno para dar el primer paso... así que siempre suelen ser muy torpes mis primeros pasos en cualquier tema nuevo!! [y aún en los viejos, que son re-ediciones] Soy una criatura de finales, de conclusiones...
Es por ello que siempre bordeo el asunto, rodeo, observo y luego le salto encima! Aquél día no podía hacer eso... todas las miradas estaban puestas en mi. No había rodeos posibles. Y la energia que se liberaba me capultaba alto, alto y me secaba la garganta... entonces empecé a caer, el vértigo dejó de someterme y con la naturalidad propia de mi especie me puse en movimiento en medio del movimiento, giré y dispuse mi cuerpo para precipitarme a toda la velocidad que esta energia invocada se le antojara. 
Sea como fuere, estaba preparado para caer en cuatro patitas.
Alto como estaba, y en pleno descenso... vi pasar escenas que no ocurrieron como fueron planeadas, ni siquiera como habían sido esbozadas. Aún así fueron divertidas. Otras mas emocionantes, otras menos... algunas más amables, otras no tanto... y los co-creadores de esas escenas, los que en verdad generaban eso... bueno, estaban involucrados en algo que no terminaban por comprender del todo, no caían en la cuenta de los alcances de sus escenas, de sus palabras, de los símbolos.
De los mitos... pero, ¿quién puede ver todas las líneas que unen un tapiz? Ni siquiera los más avispados pueden... y sólo los más sabíos dejan que las cosas fluyan y se revelen por si solas.
Por lo pronto... mientras recuerdo lo vertiginoso de esa caida libre, con mis patitas por delante... recuerdo la teoria que compartí con ellos.


Breve reseña sobre el valor de los Mitos

“Ninguna ciencia sustituirá jamás al mito, y no se puede crear un mito a partir de ninguna ciencia. Porque no es que «Dios» sea un mito, sino que el mito es la revelación de una vida divina en el hombre. No somos nosotros quienes inventamos el mito, sino que éste nos habla como una Palabra de Dios.”
Aniela Jaffé.  
The Myth of Meaning (Baltimore, 1975).

Cuando nacemos, lo hacemos dentro de dos puntos de referencia que están simbolizados por las figuras de una madre y de un padre [aún cuando uno de ellos, o ambos, estén ausentes]; de esta manera comenzamos a formar parte de una historia que nosotros [y los otros significativos] vamos construyendo cuando empezamos a actuar con el Yo que nos han designado, con la Máscara de la Persona que quieren que seamos, y que, las más de las veces, creemos elegir.
Pero no todo se acaba en esta simple explicación. Al menos no si queremos ir a algún lugar más profundo.
Afortunadamente, cuando nacemos, esta vida es sólo un fragmento de historia de una Historia mayor, más trascendental que la del Yo. Es la Historia del Self, del Sí Mismo.
No todos conocen la existencia de su Self, ni creen en él. Muchos, la gran mayoría según tengo entendido y observado, sólo creen en la parte de sí mismos que pueden conocer conscientemente. Sólo conocen el Yo-Máscara, y creen que es todo lo que pueden ser, es más, muchos se empeñan en que no pueden cambiar, en definitivamente, creo que tienen mucho miedo para hacerlo y no saben cómo hacerlo.
Lo único que puedo llegar a decir es… sólo hazlo, inseguro al principio, con tiempo y dedicación luego, con entrenamiento después, sin darte del todo cuenta estarás desplegando tu Self… pero debes empezar. Sólo hazlo.
Sea como fuere, el Self dormita en el interior de cada persona y se expresa a través de sueños, de fantasías, de la música y el arte, de la imaginación, del juego, del humor, de la intuición, la emoción y de la reflexión [la suma del sentimiento y la razón]. Cuando el Self se agita y empieza a despertar, todas sus expresiones se incrementan y conmueven la estructura del Yo, resquebrajan la Máscara Personal.
Frente a este Despertar Interior, dependiendo de las circunstancias fortuitas del medio ambiente por el que el Yo se mueva, pueden suceder dos caminos:

1) En el mejor ocurre que el Self encuentra cierta solidaridad del Yo y comienza a manifestarse con mayor intensidad para ir descubriendo su potencialidad, lo que conlleva a un estado de bienestar y luego, de a poco, a realizar su misión. Este camino no es sin sufrimiento, pues es un camino que, aunque puede hacerse en compañía, es básicamente en solitario. Solo el Self puede recorrer su propio camino, los demás sólo pueden acompañar a cierta distancia.

2) En el peor de los casos ocurre que el Yo se asusta demasiado o no encuentra los recursos necesarios para manejar los contenidos y deseos de su Self, y por ello la Máscara adquiere fuerza de sus prejuicios y de la incomprensión de su ambiente social para reprimirlo. El crecimiento del sujeto queda así suspendido en una suerte de estancamiento [un franco retroceso] que, aunque puede otorgar cierta sensación de seguridad, a la larga, conlleva a un empobrecimiento de la vida actual del sujeto y a un olvido progresivo del Self.

Cuando el Self comienza a despertar sucede que resuena con su entorno, en especial con la naturaleza y la música, con los aromas y los colores, y comienzan a activarse “recuerdos” y “saberes” que no corresponden a los experimentados por el Yo en esta vida. Empieza así a desplegarse una dimensión que trasciende y cuestiona la “realidad de valores morales” del Yo-Máscara.
De alguna manera, el Portal que separa al Inconsciente de la Consciencia, ha quedado flanqueado y abierto.
La conmoción de este cambio suele ser grande y feroz, pero el proceso de descubrimiento debe desarrollarse según los ritmos y la voluntad de cada quien; aunque también es cierto que bajo los ejes del Espacio y del Tiempo [más aún en este época turbulenta], a veces ocurre que los aprendizajes evolutivos se vuelven más violentos y requieren de una gran fuerza interior para soportar los “saltos energéticos” que el Self hace para alinear al Yo en su nueva Realidad.
No todos lo logran, pero es algo que siempre hay que intentar… y si eres un afortunado de estar acompañado de otros con tus mismas inquietudes… pues bien, no desaproveches esa oportunidad. Hay muchos Self que “mueren” en la más absoluta desolación.
Con el transcurrir del tiempo, tras ahondar en sus muchas expresiones y en valorar esos “recuerdos” y “saberes” que pertenecen a otras vidas, el Self re-organiza su existir y hace comprender al Yo que es una parte de algo más grande que lo pre-existe.
El Yo abandona las Máscaras [las usa y las descarta] al comprender entonces que cada momento de nuestras vidas es apenas una hebra del Hilo Existencial que simboliza a nuestro Espíritu, por lo tanto… todas las vidas que vivimos conforma la identidad de nuestro Espíritu.
De esta manera, cuando recordamos, cuando vivimos con intensidad algo, cuando valoramos el tiempo que pasamos con alguien de verdad, que ves y que te ve, vamos descubriendo más sobre lo verdadero de nuestras vidas mortales y lo ilusorio de ellas; vamos descubriendo lo brillante y grandioso que puede ser nuestro Self… y entonces empiezas a apreciar y ver a todos los demás Self que te rodean.
Los puedes escuchar cantar, soñar, vibrar, llorar… están allí. Hacen una música hermosa y aterradora a un mismo tiempo, como el aullido del lobo a las Lunas.
Creo que cabe aclarar que no es que nuestras vidas mortales no sean importantes, todo lo contrario [después de todo, es lo que tenemos]… más bien uno descubre que hay aspectos y prioridades, y que hasta lo más nimio tiene valor dentro del esquema de la Existencia.
Y si nuestro Espíritu es tan sólo un Hilo que, al juntarse con otros Hilos, conforma un tapiz en la Existencia, este tapiz nos cuenta una gran historia que es la base de todos los Mitos. Así, es en este antiguo pozo de sabiduría que son los mitos, en donde los Espíritus [Self] abrevan para re-encontrarse a sí mismos y a los que son como ellos.
Así se constituye la única y verdadera Gran Familia.


Finalmente, mis patitas tomaron pie en tierra firme, y tan vertiginoso viaje terminó con la delicadeza de una pluma que se posa sobre el suelo; en torno mío los actores de sus propias escenas estaban sentados, cada cual trabajando en su conciencia y su inconsciente lo que habíamos hecho. Las telas, máscaras, frases y almohadones estaban a nuestro alrededor, en un desorden absoluto, revuelto, como lo debería de estar nuestro inconsciente.
Algunas miradas me conmovieron, otras me aletearon en el corazón como aves atrapadas, algunas, debo ser sincero, no me alcanzaron en lo más minimo. A veces ciertas emociones sirven como paredes inexpugnables... y ya no las quiero atravesar como antes. No obstante, por ese entonces, no había más que decir, estaba agotado por la experiencia de ser mi propio Self y de encarnar a un mismo tiempo a las Sombras de mis compañeros... sólo podía entregarles el símbolo de esta aventura, lo que cada uno había representado en el interior de mis mitos.
Así fue como hice entrega de una carta que nos representara a cada uno de los participantes de esta obra:  el Caballero y la Guerrera, la Reina y la Sacerdotisa, la Maga y el Gladiador, el Arquero y los Amantes.
Estaba agotado, pero feliz... tal vez no tanto como lo estuve en el primer taller, esta vez... había otras cuestiones en juego, cuestiones que no me han sido del todo reveladas, además de... bueno, de tropezar en el principio. 
Pero todo es aprendizaje... y estoy contento de haberme dado en el cien por ciento a la expericiencia; benditos mis compañeros de aventuras por prestarse, en mayor o menor medida, a jugar seriamente.

Me arrebujo sobre mi rama y sigo contemplando el fluir de energias que se mueven por sobre el Bosque y ataviesan incluso la lejana Ciudad de los Muertos Vivientes... observo, descanso, me dejo llevar por los recovecos más íntimos de mi corazón y me dejo arrullar por la Noche.
Antes de cerrar los ojos y dormir,  la frase de mi elección viene a mi: "Recorre parte de tu Historia, recupera  tus recuerdos y símbolos. Toma tus inquietudes y compártelas. Sólo así el amor volverá a ti. Despídete de los amigos y dejalos ir. Reafirma tu elección."

- "El amor volverá a ti..." - repito, cierro los ojos y pienso, siento: - "Así lo deseo, así lo elijo, así lo cumpliré"

Poster promocional de nuestro taller...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bueno Gato, felicitaciones por su experiencia y por su enseñaje (Enseñaza + Aprendizaje).-

El Arquero

Manus dijo...

Gracias, Arquero... quieran los dioses que tambien haya sido un enseñaje para para ti también...

Anónimo dijo...

Gato enramado....cuanto movimiento, cuanto aprendizaje...al igual que el volcán...bañaste el taller con tu energía y poderosa amorosidad.Valoro muchísimo este trabajo que une el talentoso pensar con el dorado corazón...fuente de la VERDADERA CREACION.....No detenerse en los obstáculos..atravesarlos y con entusiasmo...VOLAR ingrasando AL PORTAL !!!!!encontrando así tu verdadero camino....FELICITACIONES!!!amigo del bosque!!!adrya