domingo, 14 de noviembre de 2010

En el Pasado: Fugitivo Abandonado

Noviembre... uf... Noviembre... que parece ser el mes de las decisiones, Noviembre, que es la antesala del Fin de un Año en la Matrix... y aunque descreo de sus calendarios, no por ello la suma de este poderoso río que conforma la Humanidad no deja su impronta con tanto revuelo que se percibe.
El río de la Humanidad, dejando su marca en el Río del Tiempo... ambos ríos se vuelven tumultuosos. Y para mi, que contemplo desde mi Rama, que a veces incursiono en ambos ríos... tales acontecimientos son, cuando menos, tormentosos.
Hasta el viaje mas tranquilo a los remansos de gratos recuerdos se conmueven.  El contraste es muy intenso. Tengo esperanzas y miedos, deseos y, por su causa, también siento temor... preguntas viejas resurgen, algunas como dedos insanos de un muerto que no tiene paz [y que no quiere dejarme en paz]... otras veces algo se remueve desde la tierra... y se trata de un brote que nace, de alguien que despierta, de alguien que busca encontrarse...y tales hechos a veces tampoco me dejan en paz.
Porque la mayor parte de las veces quienes resurgen de esta forma lo hacen en el pleno corazón de la Ciudad de los Muertos Vivientes... y cada cual debe labrar su propio camino para salir de allí, a veces con algo de compañía, otra veces, completamente solos. 
Muchos no lo logran... 
La mayoría caen presas de los eventos caóticos de la Matrix, son encerrados en cajitas de cemento y puestos a dormir de nuevo, bajo la custodia de otros que en su momento fueron encerrados y que conforman "grupos", pervirtiendo así el verdadero concepto de Familia.
Otros muchos logran mantenerse a flote y empiezan a recorrer un acelerado movimiento que los acerque a las Puertas que conectan con el Mundo Antiguo [a través de la fantasía, ayudado por las artes y la música]... pese a esto, no todos lo consiguen... porque son fugitivos, potenciales enemigos de la Matrix en el futuro. Estos fugitivos me recuerdan a las tortugas marinas recién nacidas, que cuando emergen de sus huevos enterrados en las cálidas arenas se esfuerzan desesperadamente por llegar a la seguridad del Mar... como dije, no todos lo logran. De miles de tortugas, sólo unas pocas de ellas consiguen alcanzar la relativa tranquilidad del medio acuoso.
Otros pocos, nacen dentro de Zonas de Refugio, pues crecen dentro de núcleos en dónde sus Almas encuentran cierta seguridad frente a los embates de la Matrix... y su acercamiento a las Puertas resulta más natural, menos traumático. Podría decirse que son tortugas que llegan al Mar... ah, pero eso no implica que no haya peligro. Las Zonas de Refugio no son eternas, pues nada dentro de la Matrix lo es, y a veces las paredes de estas Zonas se vuelven más frágiles... a veces los integrantes de estas Zonas se separan, a veces se alejan demasiado y entonces deambulan perdidos por lugares mas o menos salvajes y tenebrosos, a veces la Matrix aplasta esta Zona de Refugio y sus integrantes quedan al descubierto en medio de la Ciudad de los Muertos Vivientes.

Todo esto me lleva a reflexionar sobre mis Refugios, mis Familias y mi denodada lucha por llegar a las aguas, cual tortuga marina... debo decir que a diferencia de muchos, no fui interceptado y puesto en una cajita de cemento, puesto a dormir y programado para crecer como un autómata. Llegué al Mar, y a los Bosques, y a las Tierras del Mundo Antiguo, encontré la manera de viajar con la imaginación a través de los Portales y de las emociones...
Pero como bien saben los que me conocen, y aquellos que leen estas reflexiones, me aleje demasiado, me confundí, atendí demasiado a las voces que sufrían, perdi de vista mi propio Self... 
Egoístamente quise ser amado por necesidad antes que por elección. Amor inmaduro de mi parte, amor egoísta de un corazón sin disciplina.
Y así fui cayendo cada vez más... revolcándome en mi propio dolor, abandonado a los requerimientos de cualquier circunstancia que a mi Torturador se le ocurriera. Así aconteció La Caída, con sus desconciertos, con sus desesperaciones y sus torturas. Así fui El Prisionero.
De alguna manera, la Discordancia y la Estridencia se cobran por nuestra constante búsqueda y oposición.
Si rememoro esto, no es sólo por mi... es porque otros también pasan por lo mismo, en mayor o menor medida. Algunos nacen libres y rápidamente se los coloca en cautiverio, a otros con los años nos volvemos piezas codiciadas... y si no tenemos la disciplina adecuada, nos terminan capturando.
Para recuperar la libertad, los que hemos caído en cautiverio en algún momento, es de suma importancia reconocer que se está prisionero; pues aún privado de mi libertad creía que me merecía eso. La vejación y el escarnio constante, la infelicidad, el miedo.
Ah... pero una vez que fui consciente de mi cautiverio, empecé a recordar cada vez mas intensamente mis Bosques Antiguos, con ayuda logré quebrar los barrotes y esquivar al Engendro que me mantenía sometido. 
Así fue como me encontré abandonado, dolorido, apaleado y marcado... deambulando por las calles de cemento de la Ciudad de los Muertos Vivientes... adopté la forma a la que mi Alma siempre recurre y me fui escabullendo como podía, aguantándome mis lamentos cuando había demasiados Muertos Vivientes [pues apenas podía luchar contra ellos], quedándome quieto y paralizado de terror cada vez que escuchaba el zumbido atronador del Engendro [y de otros como él] que sondeaban los escondites en los que me ocultaba. Ah, literalmente me arrastre con los huesitos rotos, soñando con mis Bosques Antiguos, deseoso de salir de esta Matrix el tiempo suficiente para recuperarme.
En esta situación, a veces lograba escuchar las voces de algunos Existenciales que en su momento aflojaron los barrotes de mi prisión, instándome a seguir adelante, a no desfallecer... pero aunque les quería hacer caso, también gemía y temblaba de temor, maullando en un rincón, desesperanzado de poder volver a ser libre, de sanar. 
Y es que cuando uno es prisionero, la furia y la bronca es una fuente que puede darte el poder para derribar los muros de la cárcel que te confina... ah, pero luego viene el largo, largo viaje de regreso al Hogar, el tremendo proceso de curación, de recuperación, el dolor  te sale al encuentro y reclama a gritos cada parte sensible que aún te queda en el cuerpo... además que en los diminutos habitaculos de cementos los músculos fisicos y mentales, los dones espirituales, aunque no desaparecen, se debilitan...

Parpadeo sobre mi rama y me acicalo el pelaje, a modo de una caricia sobre viejas heridas, al recordar el estado en que salí de esa prisión, y de como me arrastré entre los habitantes de la Ciudad de los Muertos Vivientes.., y aunque no se termina allí, por hoy es suficiente de recuerdos. Sólo quería ilustrar lo costoso y traumático que puede ser el viaje de escapar o de Despertar de la Matrix... al menos para mí así lo fue. 
Lo importante siempre es seguir... adelante, con cautela, con fe, con valor. Y si tienes la suerte de encontrar compañía... siéntete  bendecido doblemente por tal hecho. Lejanas o cercanas, las voces de compañía siempre son agradables de escuchar...

Fugitivo...

5 comentarios:

Sabrina dijo...

Desde el sitio donde las olas dejan espumita de yodo...la totiguita que hace poquito nació y lucha por volver al Mar de erentu, se reverencia ante el Gato en la Rama con profundo amor y agradecimiento por su guía, su misión, y con fuerza, le extiende la mano para sanar sus heridas. Te quiero mucho.

Manus dijo...

Gracias, Sab... por esa mano que se extiende... por tu tiempo para leer y para dejar tu pequeño testimonio. Me alegra saber que mis reflexiones puedan dejar alguna impronta en quienes los leen....
Sé de tu camino, que es el de todos... a no desfallecer, todos saldremos, todos volveremos... paciencia y prudencia...
Por lo pronto, d emi parte... pondré en marcha mi corazón para hacer cosas... desenfocar la atención y volver a enfocarme.
Gracias!

Osito Gótico dijo...

Gatito... prisionero momentáneo, luchando por tu libertad, apaleado y todo siempre salís adelante.
Tengo ganas de abrazarte muy fuerte, acompañarte mientras sanás esas heridas... gracias por dejar tu testimonio, por abrir tu corazón, con tus maravillas y todo tus miedos, sos inspiración para todas estas almas existenciales que luchamos día a día para sortear los peligros que nos separan del mar... te adoro, gato!

Manus dijo...

Pequeño Ozo... gracias por tus palabras, como ya he dicho... lo mío, lo verdaderamente importante que siento... es dejar testimonio y compartir.
Sé que tú y otros como tú pueden no sólo entender, sino comprender cabalmente las emociones que animan estas palabras...
Sano, cada vez más rápido... pero siempre hay marcas, quedan marcas y no por ello dejo de adquirir mayor belleza por tales hechos. Aún así... el dolor no es algo que me guste [más allá de la frase de León, jaja]... aún así, determinados caminos son mas dolorosos que otros... y no puedo eludirlos, no porque no tenga poder de elección... sino que hay elecciones que ya tomé.
Me alegra saber que estos escritos dan forma o acompañan de alguna manera a otros que sienten parecido...
Amigo mío... también te adoro.

Anónimo dijo...

Portales hacia otros mundos
Rios de la HUMANIDAD
Rios del TIEMPO
Uno y todos, todos y uno.
Muertos y vivos.
Siento que en estos tiempos has comenzado a saborear TU LIBERTAD, tu sentir, TUS DESEOS!!!, la pasión original, los olores de antaño...los aromas del hoy....Con heridas viejas, con dolores nuevos, todo va dejando huellas y dando apertura a este nuevo momento del Manus/Waylann, que vibra con los acordes de ayer, hoy y siempre. Te estás permitiendo ser cuidado,dejandote sostener en esta NUEVA TIERRA, disfrutando de nuevas compañias y abriendo tu corazón al verdadero y único AMOR !!!
Sabés lo mucho que te considero, el sagrado espacio que te brindo en mi corazón....Adrya