domingo, 10 de octubre de 2010

Ensayo sobre los Vínculos

Hace un tiempo atrás, poco más de dos o tres meses, en una reunión de los Animales Sagrados, me tocó exponer un tema elegido por la Dama de la Libertad,.
La Pantera de la Selva, que se mueve por los Mundos, había traído para todos nosotros seis papelitos con una o dos palabras que encerraban un concepto; cada papelito y su contenido, estaba destinado para cada uno de los que estabamos allí.
Su elección de palabras para el resto de los demás Animales había sido variada, y a mí me había sido adjudicado el papelito que decía: "Vinculos".
Mis cejas se enarcaron levemente, pues mi experiencia con aquél concepto era vasta y tortuosa, en modo alguno me resultaba indiferente el término; el problema al que me enfrentaba era cómo condensar algo tan enorme, recortado desde mi experiencia, que fuera objetivamente subjetivo.
Y esto último es porque creo fervientemente en que hay algo que es objetivo, que es Real Primario, y que desde las subjetividades de cada uno puede alcanzarse... una vez que podemos superar y quitarnos las vendas de la vanidad y el cinismo.
He aquí mi exposición, tal cual la compartí con el resto de los Animales Sagrados, en torno a la fogata de campamento que marca el punto de encuentro de nuestros viajes por este Mundo Mortal.


Pensar sobre los vínculos no es fácil, sentir sobre ellos menos. 
Abrirse a comprender la dimensión del Vínculo, al principio, es enloquecedor y luego no mejora; pero se sobrelleva. Porque es una tarea de ejercicio continuo. Si uno tiene el valor y el compromiso para aventurarse en ellos conducen a lugares fabulosos y vastos. Esta aventura es como escalar una montaña, o como sumergirse en el mar: desde la altura o desde la profundidad, siempre se descubre un mundo nuevo que antes no había sido contemplado con justicia.
Descubrir la justicia de ese lazo íntimo nos hace mejores seres, mas sinceros y honestos; con nosotros mismos y, por extensión, con los demás.
Y por ello, los vínculos verdaderos valen la pena.
He reflexionado sobre los vínculos... mejor dicho, he vivenciado sobre ellos, de manera consciente y de la otra forma, inconsciente dormida. 
Ahora, en los últimos tiempos, he experimentado esos vínculos de la manera inconsciente despierta.

Las tres formas de contacto interpersonal.

En la vida de todos los seres existen tres tipos de contacto interpersonal que denomino, en orden ascendente, de lo simple a lo complejo: interacción, relación y vínculo.
Siendo nosotros sujetos sociales, son inevitables por lo menos los dos primeros pasos, porque siempre hay interacción y hay relación. Respecto a los vínculos, si bien están al alcance de todos, de qué forma y cómo se generan, es otra cuestión. 
He descubierto que uno puede pasar toda una vida relacionándose, pero sin haber formado un vínculo; es decir, uno puede vivir toda su vida simplemente relacionándose con los demás, sin llegar a conocerse uno ni a otros.

Interacción: está presente desde el principio, desde que nacemos interactuamos y para esto no hace falta más que respirar. No hay una carga afectiva ni se requiere un excesivo esfuerzo para interactuar con las demás personas y con el entorno, incluso uno mismo es apenas un elemento más, sin nombre ni distinción.

La interacción está siempre presente, automática, anónima e impersonal...

Relación: es el segundo nivel de interacción, más profundo y más complejo. También se origina desde el mismo momento del nacimiento pero se añade un elemento emocional, ya que se construye de manera casi automática con las primeras figuras parentales. Es por eso que las "relaciones" tienen un componente afectivo del que la interacción carece.  O podríamos decir que la relación es el componente afectivo de la interacción, y así ascendemos un escalón más en esta construcción.
La complejidad de estos lazos se produce por el hecho de que hay varios tipos de relaciones; pudiendo ser de carácter físico, mental y sentimental, cuyos modos de presentación y combinación son tan variados como personas hay en el mundo. Por lo tanto la "relación" es el modo habitual con el que nos contactamos con las demás personas, abarcando con esto a la familia, los amigos, los conocidos, compañeros de trabajo, de estudio, etc.

Las relaciones son siempre entre algunos aspectos de nosotros y los otros...
  
La Razón y las Ideas de Sentimiento son las que gobiernan este plano, pues estas formas de contacto personal están sometidas a todo tipo de condicionamientos culturales y sociales. Las relaciones siguen patrones de conducta prefijados, anticipan y otorgan la seguridad frente a un mundo que puede resultar hostil. Por eso considero que estas son las verdaderas "relaciones virtuales" o "imaginarias" y tienen un rasgo altamente complementario y de necesidad.
Aquí podría plantearse el cuento de "El Dilema del Erizo". El dilema del erizo expone que, cuanto más cercana sea la relación entre dos seres, más probable será que se puedan hacerse daño el uno al otro. Esto se basa en la idea de que los erizos tienen púas en su lomo; si se acercan uno a otro, las púas de cada uno dañarán al otro.
La resignación de este dilema, cierra la puerta y estanca al sujeto en este lugar.
La aceptación de este dilema, y su reflexión constante, conduce al sujeto hacia la puerta del siguiente escalón en la construcción: los vínculos.

Vínculos: esta es una forma de relación más pura, empática y respetuosa, siendo su mayor característica la trascendencia de las dos anteriores formas de contacto.  No hay forma de vinculación con otro si no existe primero una vinculación con el Yo Interior, una vez que se empieza a transitar el vínculo con uno mismo, puede habilitarse [a la par] una vinculación con los demás, de crecimiento y expansión, tanto personal como con un otro. Es por eso que los vínculos tienen un matiz íntimo, tanto hacia adentro, como hacia afuera.
Pueden surgir entre familiares, amigos y compañeros, pero no es una prerrogativa de estas relaciones. Así como también juegan un papel importante el tiempo y el espacio en la generación de un vínculo entre uno mismo y las personas, pues situaciones extremas pueden ser catalizadoras en lugares inesperados y el tiempo puede ser corto o largo. Un vínculo puede ser espontáneo, como una chispa... el vínculo es el lenguaje de las almas.
La Emoción y la Razón, equilibradas en el Co-razón, gobiernan en este plano. Los vínculos comprenden y trascienden lo físico, lo mental y lo emocional, pues están en equilibrio y producen constantemente movimiento y significado. El vínculo es re-descubrimiento del pasado, interpretación del presente y deseo del futuro. Los vínculos no siguen patrones prefijados, fluyen libres y requieren del compromiso, personal y de los involucrados, para seguirlos y hacerlos crecer. Por eso considero que los vínculos no son virtuales, son reales y su carácter es "suplementario" y de deseo de descubrimiento y comprensión.

Aún en medio de una multitud, aún cuando no te vea a los ojos, existe un vinculo que nos une...

Componentes del vínculo.

1)    Confianza y Sinceridad: porque facilita hablar y actuar como realmente se piensa y se es, minimizando los prejuicios sociales que normalmente se tienen.
2)    Comprensión y Empatía: generan el ejercicio de la aceptación de las características del Yo Interior y de los demás. Es decir la aceptación de los valores, ideas, miedos, aciertos, errores, en definitiva, de la forma de su Ser.
3)    Fidelidad y Respeto: uno debe ser fiel a su propio deseo y respetarlo en su ejercicio, pues es la única manera de construir vínculos, de lo contrario uno sólo mantiene relaciones pobres o insanas.
4)    Reciprocidad y Responsabilidad: cuando existe un contacto interpersonal con otro, y aún cuando se trate del vínculo con el Yo Interior [es decir con uno mismo], es necesario que exista un ida y vuelta, un diálogo, que retroalimenten los puntos 1 y 2 y expandan una mayor armonía en el marco contenedor de los puntos  3 y 4. De todos estos puntos uno es responsable y sólo uno mismo puede ejercer estas funciones con el Yo Interior y con los demás.

Últimas reflexiones acerca de los vínculos.

Los vínculos se expresan en la [pre]ocupación por uno mismo y por el otro, interesándose por el bienestar, reconociendo los problemas y los logros. Por esto, alguien que desea un vínculo con otro, procura reunirse, comunicarse y convivir con él; emplea tiempo y espacio para sí y para los demás. Un vínculo une en todo momento, trasciende las distancias y los espacios, el tiempo mismo, incluso los de esta vida.


Asi fue como se desarrolló mi reflexión acerca de los vínculos, y  doy fe que es la manera en la que intento y llevo mi vida. 
Por ese entonces, sólo contaba con tres personas con las que podía sentir un vínculo verdadero, dentro de las paredes invisibles de este Mundo Mortal, con los demás siempre he tenido una relación mas o menos profunda [también importantes, no obstante]... hoy por hoy, debo decir con gratitud y alegría que he forjado nuevos vínculos, algunos más... y algunas relaciones pueden llegar a convertirse, con el  Tiempo y el Espacio, en vínculo verdaderos...
Deseo que así sea...
Y una vez más, los conceptos que siempre me han interesado, que generan fascinación en mi mente [tiempo y espacio], vuelven a enlazarse en toda esta disertación... y es que mi exposición acerca de los vínculos fue cerrado con una cita de autoría personal:

"Distancia, Tiempo, Espacio, Intensidad, Profundidad...
Lo que tu ves, no es lo que yo veo, tu ritmo no es el mío, tus lugares me son ajenos, tu pasión no la conozco, mi profundidad te resulta insondable...
Me siento y dejo que las cosas fluyan en ti, y a través de ti, porque así también me ocurre a mí"

Y León, cuyo vínculo conmigo derriba los muros del Tiempo y el Espacio, viene a mi encuentro diciéndome:

"No obstante, alégrate Corazón Mío, pues la Distancia puede recorrerse [en ambos sentidos], el Tiempo puede disfrutarse [más si es a tu lado], el Espacio puede crearse, la Intensidad puede sentirse y la Profundidad comprenderse..."

Y yo, reconfortado, sonrío con alivio al escuchar esas palabras susurradas mientras contesto:

"Gracias por recordame cómo es un vínculo verdadero...gracias por ser depositario de mi magia, por recibir mi amor y darme tu amor"

Tú y yo, vínculo sagrado... amigos, amantes y compañeros en la Existencia.

2 comentarios:

adriana dijo...

Al leer este ensayo siento una espiral que va creciendo lentamente desde su polo mas teorico hasta el centro, el corazon del alma, envuelve sin apretar, contiene LA ESENCIA, despliega su deseo en permanente danza. Corona al vinculo sagrado, fuente de comunion,TOTALIDAD.

Manus dijo...

Gracias Adrya por tus palabras, es una espiral esto realmente... y quiero mantener el vinculo sagrado, con León... y con todos...