viernes, 7 de enero de 2011

Pasado y Futuro: La Noche de los Hados

Una vez más... en terreno agreste... como ha ocurrido en este último tiempo, sigo conservando la misma forma de hace unos días, una figura alta y delgada que se recorta contra la luz del horizonte.
Nada de treparme a las ramas... no por hoy.
En los últimos días me he acercado a intentar construir Zonas de Refugio... junto a otros de mis compañeros... el Tigre, el Cisne, el Ozo, el Caballo.. y un Sith... ah, algún día les hablaré de mis impresiones acerca de este nuevo integrante! Pero él pertenece a otro fragmento de la Historia que aún desconozco, él es... no puedo evitar sonreír... aún sin adoptar las forma de un gato, me voy por las ramas...
No obstante, mi sonrisa se vuelve un gruñido, sin humor ya... miro a mi alrededor y no veo nada más que una planicie extensa... desnuda y yerma... es un espacio de tierra seca, infertil... muy distinta a los terrenos por los que me movi en estos últimos días, junto a mis compañeros.
Aquí no hay árboles por los que trepar... y la única compañía que tengo es la de las estrellas en el cielo; Capricornio asciende indiferente a mi, simplemente esparce su influjo sobre los Mundos... no siento que tenga nada para decirme... no tiene nada para decirme? estoy muy lejos para escuchar? no quiero escuchar?
No será la primera vez, ni la última, que esté en medio del desierto...

Miro de un lado al otro... en una dirección, a lo lejos se ve la linea verde intensa y las lejanas montañas del Mundo Antiguo, el Hogar y en algún lugar de más allá... mi gente, entre ellos, León haciendo de las suyas. 
En la otra dirección, también muy lejos... se insinua los altos contornos de los edificios de la Ciudad de los Muertos Vivientes... el Mundo Matrix, y allí se encuentran personas que quiero.
Resoplo y me siento frente al fuego de mi improvisado campamento y me pregunto porque estoy aquí ahora, porqué decidí venir a este lugar... qué representa para mi esta planicie sin vida, este pedazo de tierra muerta? Cierro los ojos y dejo que a mi corazón afloren los sentimientos, palabras que encierran emociones... 

Desesperanza... desolación... inquietud... promesas rotas... empresas imposibles... fracaso... principios... renovación... purificación... paciencia... distancia... soledad... fe... éxito...

Si vine aquí, si opté por este camino fue para poder alejarme tanto de la comodidad como de la incomodidad de ambos Mundos... un lugar intermedio, donde nada fuera magnificado. Todo fluye, todo cambia... y hay tantas voces que dicen, tantas personas que hacen y no hacen... es dificil ver en el Tiempo hacia adelante... y por estas épocas, nada está escrito en piedra, todo cambia.

- Sólo el corazón nos guiará... - murmuró a la Noche - La elección está hecha...

Suspiro una vez más... encuentro una nota en mi bolso de viaje, un mensaje de León que encontré hace unos días: "Recuerda, nunca estas solo... siempre estoy contigo. Y no temas cuando viajes por terreno peligroso... encontrarás a nuestros amigos, a nuestros amorosos amigos... estamos destinados a encontrarnos y a estar juntos. Eso tampoco lo olvides. Todos volveremos a estar juntos... sólo tienes que elegirlo"

- Mi elección está hecha... - murmuro - Ahora... es el Tiempo quien traerá la respuesta.

Mis anhelos personales se funden por ahora, y se abren a una nueva dimensión, más colectiva, pues dejo de prestar atención a lo singular y me aboco a lo universal de mi preocupación. No solamente por los que estan Dormidos y los Semi-despiertos, también ahora me aboco a los que ya estan Despiertos... incluyo a mi propio Self en esta inquietud.
Qué nos depara el Tiempo? Y cuánto de él tenemos para hacer y decir lo que tenga que hacerse y decirse? Y más lejos aún... en qué consistirá realmente cuando la Puerta se abra, cuando todo quede alineado y el Tiempo se cumpla?

Frente a estas incógnitas... algunos recuerdos vienen a mí como esbozos de respuestas tal vez... o de esperanzas infantiles... por un lado, las palabras dichas por el Rey Cuthbert en aquella oportunidad... "iran distanciandose, separándose y ya no los verán..." y por otro lado, una vieja leyenda de uno de los Mundos por los que viajé hace muchos, muchos años atrás... 

Mientras miro el fuego, recuerdo la leyenda...
Ocurrió una vez que los habitantes de  aquel mundo, de una variedad como la que hay en la Matrix, se habían vuelto arrogantes y habían olvidado las verdades que los dioses habían regalado a sus corazones... y entonces empezaron las Señales. 
Cada cierto tiempo, los dioses enviaban mensajes a sus Hijos para advertirles que recapacitaran en su accionar, que fueran conscientes de sí mismos... de entre todos, solo una gran parte dispersa pudo interpretar correctamente los signos y lentamente volvieron a centrarse en sí mismos, dejando que el corazón volviera a brillar con el valor de las verdades espirituales... pero el resto de aquel mundo seguía convulsionándose. 
Seguía cambiando, seguía moviendose hacia su destino... y entonces... ese destino llegó.
No obstante... tiempo antes de que el Día del Final llegara... en la víspera, todos los que habían empezado a ver y ejercer las verdades del corazón... fueron convocados durante la noche, fueron llamados y en silencio, se fueron desvaneciendo como la niebla.
Aquel evento recibió el nombre de "La Noche de los Hados", la noche en la que los puros y valientes de corazón abandonaron el mundo.
Al Día siguiente, el mundo fue conmovido con la caída de la Montaña de Fuego, que destruyó la arrogancia y la cobardía de los que hacían el mal y de los que aún seguían dormidos.
Y de los que habían marchado en la Noche de los Hados, nadie volvió a saber de ellos...

En medio de esta noche, en medio del desierto... recuerdo todo esto, y también recuerdo a una de mis encarnaciones de ese entonces, que, a pesar de haber sido llamada, no se marchó en esa Noche... su deseo de comprender había sido más fuerte; y aunque también luego escapé de la destrucción por otros medios, ello es anecdótico.
Seré llamado esta vez? Serán llamados mis seres queridos...? No lo sé... y cuando sea llamado, qué hare?
No lo sé...

Entonces, absorto por estas reflexiones... percibo que algo cambia en mi entorno, algo distinto se percibe en el aire, un resplandor tenue, proveniente de todas partes... lentamente la tierra yerma en la que se encuentra mi campamento se cubre de verde hierba, cerca, a mi derecha, una línea de plateado y cantarín liquido revela la existencia de un río, y la superficie  espejada que refleja las estrellas del cielo evidencia la aparición de un lago... miro de un lado a otro y observo que a unos cuantos pasos han empezado a surgir y crecer árboles, rápidamente alcanzan una gran altura. Y más allá de ellos... montañas antiguas... como si siempre hubieran estado allí.
Antes de que pueda prestar atención a  todo este cambio veo fantasmales figuras moverse lentamente de aquí para allá... caminan, rien, hablan, observan el cielo estrellado... se mueven en torno mío, pero no puedo determinar si me ven o no me ven... si son una visión que sale de mi, o por lo contrario una visión a la qué he entrado involuntariamente.
En cierto modo... esto es algo atemporal de lo que me siento parte. Es algo que fue y que ocurrirá... es el Pasado y el Futuro, que ocurrirá en algún Presente.

Pienso en las palabras del Rey Cuthbert y en que creo que él es un Unicornio... y luego observo la constelación de Capricornio... también identificado a veces con un Unicornio... tal vez, después de todo... sí había un mensaje para mi esta noche.

En medio de esta visión... que ha borrado la desesperanza, que ha hecho crecer vida de una tierra yerma... me quedo sentado, observando y mi mano se desliza por la nota que me dejara León... y no necesito leerla para recordar lo que está escrito en el corazón, en mi corazón... en el corazón del que lea esto:

"Recuerda, nunca estas solo... siempre estoy contigo. Y no temas cuando viajes por terreno peligroso... encontrarás a nuestros amigos, a nuestros amorosos amigos... estamos destinados a encontrarnos y a estar juntos. Eso tampoco lo olvides. Todos volveremos a estar juntos... sólo tienes que elegirlo"

- Sólo tengo que elegirlo... - repito.

Elijo despertar en la Noche... en compañía...

3 comentarios:

Osito Gótico dijo...

Extraña sensación, como si el tiempo se hubiera detenido, mientras reflexionabas en ese limbo entre las dimensiones... tiempos turbulentos en su quietud, el ojo de la tormenta, el misterio de la Puerta y las almas que se desvanecen. Un nuevo comienzo, el final de las cosas... muerte y renacimiento, ¿Quién sabe? No importa saber, tan sólo creer y confiar... esas palabras, como una certeza, quedan resonando cual eco en los rincones más intimos y sagrados de mi corazón: " ... estamos destinados a encontrarnos y a estar juntos..."

Carolina dijo...

hola!

Anónimo dijo...

Gracias por mostrarnos que desafiar la gravedad habla de las leyes de la física y de lo que cala hondo en el corazón... Ya cantará la dama de las aguas con el gato...y desafiaremos, amigo!
Te quiere.
Cley